Carretillas elevadoras de ocasión

Adquirir una carretilla elevadora de ocasión o bien decantarse por alquilar una supone una inversión más a sumar a final de mes en los gastos de toda empresa. Así que lo más eficiente es escoger una que permita reducir al máximo el consumo de combustible.

Por ello una elección muy acertada sería optar por una carretilla elevadora de ocasión de tipo eléctrica ya que al circular mediante consumo de electricidad el gasto en “combustible” se reduce notablemente respecto a las carretillas de diésel o gasolina.

Además, las eléctricas también hacen posible que dispongamos de un vehículo para la carga y descarga de mercancía más responsable con el medio ambiente. Este tipo de carretilla elevadora de ocasión no emite humos contaminantes y el nivel de ruido que produce es mucho menor que el que causan las carretillas de diésel.

Pero, ¿qué otros beneficios podemos extraer de las eléctricas? Aprovechamos para apuntarte algunas de las ventajas más atractivas:

  • Necesitan un mantenimiento menor porque tienen menos piezas móviles que las carretillas con motor de combustión interna. De este modo, se reduce también en el gasto que se necesita para garantizar y alargar la vida útil del vehículo.
  • La carga nocturna de la batería en una carretilla elevadora de ocasión o alquilada es económica. Además, podemos reducir aún más el coste por kW buscando empresas de electricidad que nos garanticen tarifas más reducidas.
  • Este tipo de carretillas suelen ser compactas, hecho que facilita las maniobras en la conducción y que las hacen más precisas.
  • También hay que tener en cuenta que el mástil sufre menos modificación en alturas elevadas y esto también contribuye a una mayor seguridad durante el uso del vehículo.
  • El conductor también gana en confort. Los bajos niveles de vibraciones y de ruido de las carretillas elevadoras eléctricas evitan el estrés y la fatiga en el operario.

En ocasiones tenemos que reforzar nuestra flota con una carretilla elevadora adicional, y en lugar de adquirir una nueva nos surge la posibilidad de comprar una de ocasión, con la consiguiente rebaja en el precio. No obstante, no todo son ventajas, ya que la adquisición de cualquier bien como una carretilla elevadora de segunda mano o seminueva genera algunas dudas acerca del estado en el que nos la vamos a encontrar.

Como en cualquier ámbito de la vida, la experiencia es un grado. Si llevas muchos años en el sector y estás familiarizado con las particularidades técnicas habituales de una carretilla elevadora, o bien si ya has adquirido alguna vez ya un vehículo de carga de ocasión, podrás poner en valor todos tus conocimientos y podrás tomar la decisión apropiada con mayor facilidad.

Sin embargo, si llevas poco tiempo en este sector, es posible que necesites el asesoramiento de alguna empresa especializada, ya que las carretillas elevadoras son vehículos con un gran componente técnico y tal vez no tengas aún todos los conocimientos necesarios para tomar la mejor decisión de compra.

Profesionales de las carretillas elevadoras

Un buen consejo para la compra de una carretilla elevadora de ocasión es no comprar la primera que te ofrezcan, sino buscar y rebuscar, y acumular información de varios proveedores, no solo los de tu territorio, sino también de otras regiones o países. Cuantas más ofertas y propuestas tengamos, más opciones podremos analizar y más capacidad de negociación tendremos. Además del aspecto económico, deberemos tener en cuenta muchos aspectos técnicos a la hora de adquirir una carretilla elevadora de ocasión.

Así, por ejemplo, hay que pensar en las dimensiones de las cargas que habitualmente vayamos a manipular, ya que eso determinará el tipo de carretilla elevadora que más nos convendrá adquirir. No sólo el tamaño, sino también el peso de la carga es un factor muy importante a la hora de tomar una decisión sobre el tipo de carretilla elevadora que más nos conviene.

Además de las características de la carretilla, hay que pensar en qué características tiene el almacén donde trabajamos. Aspectos como cuál es la altura de la elevación, o el tamaño de las puertas, o a cuántos metros están los niveles de las estanterías son, como vemos, fundamentales.

En todo caso, para asegurar el éxito es conveniente trabajar únicamente con profesionales y no adquirir una carretilla elevadora de ocasión si no te garantizan su perfecto funcionamiento.

Preguntas para detectar una buena carretilla de ocasión

Te vamos a dar una lista de preguntas que tienes que trasladar al vendedor de una carretilla de ocasión para no lamentar la compra a posteriori.

Las preguntas que hay que plantear son:

¿Cuántas horas ha sido utilizada la máquina?

No hace falta que se fíe de su palabra, la mayoría de las carretillas tienen contadores  que mantienen un registro de sus tiempos de trabajo.

¿Ha estado bien mantenida?

Pida visualizar los registros de mantenimiento para saber si la carretilla de ocasion ha estado cuidada.

¿Está en perfecto estado?

Averigüe si hay partes que faltan o si algunas partes han sido reemplazadas durante el mantenimiento. Dependiendo de las partes que se hayan reemplazado podemos hacernos una mejor idea de qué tipo de percances ha sufrido la carretilla y su magnitud.

¿En qué fase está la garantía de fábrica?

Es posible que podamos negociar una extensión de la garantía. Lo que nos protegerá si las partes mecánicas de la carretilla ocasion no funcionan correctamente.

¿Puede examinarla un mecánico de mi confianza?

Es una buena idea solicitar un mecánico para examinarla, podremos saber si tiene defectos mecánicos que nosotros habríamos pasado por alto.

Existen distribuidores que venden carretillas de ocasion con un certificado que asegura que la máquina está en las mejores condiciones y que ha pasado por una inspección de alta calidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies